Sergi Palencia LAFC 2024 home kit

Esta es la cuarta historia de una serie en la que presentamos a los jugadores del LAFC en sus propias palabras.

Todo empezó en Badalona, ​​mi ciudad natal, solo 20 minutos de Barcelona.

Tuve una infancia normal y feliz. Siempre estuve alrededor de una pelota de fútbol. Algunos niños intentan practicar diferentes deportes hasta que encuentran uno en el que son buenos. Para mí, siempre fue el fútbol. 

Mi padre y mi abuelo eran grandes aficionados del FC Barcelona. Mirábamos todos los partidos cuando era niño. Yo nunca había pensado en el fútbol como un sueño. Recuerdo jugar fútbol todos los días y tener la sensación de querer mejorar constantemente hasta que un día me encontré junto a los mejores en Barcelona. 

Si lo recuerdo correctamente, o tenía 11 años. Estaba jugando en un campo de arena cerca de mi casa. Alguien me dijo antes del partido: “Aquí estarán los visores del Barcelona”. ¡Yo estaba nervioso!

Ese día marqué un gol con el pie izquierdo. Jamás habia  marcado con el pie izquierdo. Recuerdo que dos hombres estaban allí, no estoy muy seguro de que fueran del Barça, pero llevaban camisetas del Barcelona. Inmediatamente después de que marqué, se fueron. 

La semana siguiente, nuestro club local recibió un fax. El Barça quería que hiciera una prueba en el centro de entrenamiento.

Fue como entrar a otro mundo. Lo único que conocía hasta ese momento era jugar en Badalona con mis amigos, riendo y llegando tarde. Y ahora aquí estaba, rodeado de chicos profesionales, serios y muy responsables. Era un ambiente completamente diferente. Me fue bien ese día porque me gustó la seriedad y agradecí mucho el profesionalismo.

Estuve ahí diez años. Fui jugador del Barcelona desde el 2011hasta al 2020. Somiar Grans Somis. (“Soñar con grandes sueños”)

Aprendí mucho con Barça. Aprendí cómo comportarme, cómo entender el juego, y cómo actuar en cada situación que se presentaba. Crecí como persona y me volví más maduro.

Nunca pensé: 'Quiero jugar con el primer equipo. Ese es mi objetivo'. No, yo seguía jugando por diversión. Como dije, el fútbol es mi pasión. Incluso hoy en día, siempre estoy en mi teléfono viendo partidos. Si hay un partido en Italia, en Sudamérica, en una competición africana, lo estoy viendo.

En el Barcelona cada año entran jugadores nuevos. Siempre están renovando los equipos y el nivel de juego es altísimo.  Siempre era el chico que estaba justo en el margen. ‘No se quedará. No jugo mucho. Tendra que encontrar otro equipo. Pero debido a mi actitud (mi manera de entrenar, mi mentalidad de ayudar siempre al equipo, ser generoso, tener una buena actitud incluso cuando no jugaba tanto como quería) eso es lo que me ayudó a quedarme cada año.

Luego, boom, empecé a jugar más. Luego me convertí en titular. Esto sucedió cuando tenía 16, 17 años. Solía jugar en el mediocampo, pero después de que entraron muchos buenos mediocampistas, me pusieron de lateral derecho. Había encontrado mi nuevo hogar. 

Me convertí en capitán del equipo. Seguí mejorando. A finales de ese año no había duda de que volvería al año siguiente. Cuando regresé, me convertí oficialmente en profesional, jugando en el Barça B. (Aquí, a este nivel lo llamamos LAFC2).

Sin embargo, el Barça B estaba en un momento difícil. No lo estaban haciendo bien, estaban abajo en la tabla, luego se lesionaron los dos primeros laterales derechos. Era mi momento.

Mi entrenador con el Barça Sub-19 había ascendido al Barça B y me trajo con él. Cuando los otros laterales derechos se lesionaron, apostó por mí. Tuve dos partidos muy buenos, estuve el resto del año en el Barça B y al año siguiente me convertí en capitán. Ascendimos a segunda división. Renové mi contrato. Mi carrera tenía una tendencia ascendente. El siguiente paso era quedarse en el Barça B o pasar al primer equipo, donde solo el uno por ciento de los jugadores logra jugar.

Cuando me dijeron que no había entrado en la lista principal, me dije a mí mismo, tengo 23 años. No puedo quedarme en el Barça B y jugar con chicos de 17 años. Entonces, ¿a dónde voy?

 Miré el mercado. ¿Quién me quiere? Mi agente y yo encontramos un club en Francia, el Girondins de Burdeos, un equipo histórico que había jugado en la Ligue 1 [la máxima categoría de Francia] durante muchas décadas. No estaban en una buena situación en ese momento, pero estaban jugando en la UEFA Europa League, un nivel muy alto. Me querían cedido, eran un equipo de la Ligue 1, el mercado estaba a punto de cerrarse, conocía al entrenador, dije: Genial.

El primer día que llegue estaban jugando un partido de Europa League. Al final del partido el entrenador me dice: "Sergi, hoy renunciare ".

 ¿Qué? Acabo de llegar. 

Sin embargo, funcionó bien. Quien vino después de él me dio mucha oportunidad de jugar.. Me convertí en titular. Jugué en la selección española sub-21. Cuando terminó mi periodo de cesión me devolvieron al Barcelona, pero volvía como un jugador que jugo en la Europa League y en la Ligue 1. Con el debido respeto a los jugadores más jóvenes que estaban en el Barça B en ese momento, ¡no iba a volver al Barça B! Estaban en la tercera división y la plantilla estaba llena de jóvenes de 17 años. No. 

Fue entonces cuando firmé con el St. Etienne [de la Ligue 1 de Francia]. Esa misma semana ficharon a un nuevo extremo llamado Denis Bouanga. Jugar con Denis ese año fue genial, pero fue un momento muy difícil para todos los jugadores. Para mí especialmente. Me lesioné el tobillo y me perdí dos meses. Cambiaron de entrenador. El nuevo entrenador trajo a un lateral derecho de su preferencia. Llegó el COVID. 

La Ligue 1 fue una de las pocas ligas que detuvo el juego y no se reanudó ese año. Fue un año muy difícil. Terminamos 17º en la tabla. Y St. Etienne es muy frío. Pero aprendí mucho y la experiencia me hizo más fuerte. Al año siguiente se quedó el entrenador y se quedó el mismo lateral derecho. "Sergi, no te quiero", dijo el entrenador.

Me fui cedido al Leganés, un club de segunda división en España que tenía muchas posibilidades de ascender [a primera división]. Terminamos muy cerca del ascenso, perdimos un playoff. El segundo año terminamos en la mitad de la tabla. Otro año difícil. En el campo jugué bien individualmente, pero el equipo no fue bueno. Entonces, si el equipo no es bueno, se considera que no eres bueno. Así es como funciona. Si el equipo es bueno, ¡todos los jugadores del equipo son los mejores! 

Después de Leganés volví a St. Etienne, que hacía mucho frío. Ese verano, Denis [Bouanga] dejó St. Etienne para venir al LAFC. 

Seis meses después, me uní a él.

La primera vez que escuché hablar del LAFC fue cuando Carlos [Vela] fichó aquí procedente de la Real Sociedad [en 2017]. Luego llegaron Giorgio [Chiellini] y [Gareth] Bale y otros grandes nombres, y todo el mundo en Europa empezó a oír hablar más de este nuevo y emocionante proyecto.

Sergi joins Denis LAFC
Tomás Ángel with his family.

Estoy muy contento de estar aquí. LAFC me abrió sus puertas después de haber vivido un momento difícil en Europa. La temporada pasada con LAFC también fue un reto: 53 partidos en total y tres finales, pero lo disfruté mucho. Este año siento que podemos lograr aún más. 

A menudo me preguntan en qué se diferencia la MLS de las principales divisiones de Europa, como la Ligue 1 y La Liga. Lo explico de esta manera:

En la Liga no te puedes permitir un error. Un error y te matarán. Aquí, el estilo de juego te permite cometer un error sin ser siempre castigado por ello. En la Ligue 1, el nivel y el estilo de juego hacen que sea muy difícil ser lateral derecho o izquierdo. En cada partida te enfrentas a tipos grandes que corren por los lados que son muy rápidos, jóvenes y frescos y están entrenados para ir 1 contra 1 contra ti. Aquí [en la MLS] no tienes este perfil. Tienes al tipo que juega en el costado y luego entra a jugar con los demás, o tienes a un tipo realmente rápido cuyo nivel de habilidad tal vez no sea tan alto como su nivel de velocidad. (Esta es la razón por la que Denis sobresale aquí. Tiene las dos cosas).

¡En Francia todo el mundo es una bestia! Me encantó jugar allí porque el rival era increíble. Te enfrentas a un jugador como Denis todos los días en los entrenamientos.

Sergi Palencia y Ryan Hollingshead LAFC

Mi momento con LAFC en este momento es de seguir siendo paciente mientras sigo trabajando duro y ayudando al equipo en todo lo que pueda. Ryan [Hollingshead] es un gran tipo, un jugador top, un jugador importante para nosotros. Lo entiendo. Estoy esperando mi momento. La paciencia es muy fácil para mí. Estoy en paz con la situación porque sé que estoy haciendo todo lo que puedo. Mi respuesta a los entrenadores y compañeros de equipo siempre es: 'Sí'. Entreno tan duro como cualquiera. Hago mi trabajo en el gimnasio. Como bien, duermo bien. Me tomo muy en serio mi preparación. Si juego o no juego, no es mi decisión. Si estoy listo para jugar depende totalmente de mí. 

Eso es lo que mi historia me ha enseñado y puede enseñar a otros. Las nuevas oportunidades siempre están ahí para ti. ¿Estarás preparado cuando lleguen? 

Sé que lo haré.

Sergi Palencia Signature
BlankSpace_1080x100
2025 Season Membership

2025 Season Membership

Secure tickets to see Giroud and LAFC for the 2025 season.

Place a deposit today!

Receive The Latest LAFC Developments

Receive The Latest LAFC Developments

Including special invitations and offers, Academy updates, and opportunities to get involved in the community.